miércoles, 25 de enero de 2017

ULTRA CANFRANC 2015

CRÓNICA ESCRITA EN SU DIA PARA CARRERASDEMONTANA.COM
Aquí podéis leerla CLICK


Hay ocasiones en las que las crónicas o testimonios de unos o de otros pueden dar fé del dureza de una prueba, en otras ocasiones, cuando no hay precedentes son los números, los datos, los que hablan.
Iban a ser 100 kms. y ojo al dato, 8.848 metros de desnivel positivo acumulado ¿Una barbaridad? ¿Una salvajada? Bueno, si conoces el Pirineo sabrás que cualquier prueba que se organizara entorno a Canfranc solo puede sumar metros y metros. Mitad consciente (conozco el terreno) y mitad inconsciente (Llevo corriendo solo desde 2013) no dudé en inscribirme.
Con unas previsiones meteorológicas un tanto inciertas el viernes día 11 nos dábamos cita entorno 400 corredores para realizar uno de los 4 recorridos previstos por la organización (Ultra, Marathón, 34 o 18K).

Tras recoger el dorsal (Por cierto, pequeño, muy cómodo) y la bolsa de corredor (muy bien dotada con un frontal Beal, calcetines Lurbel, etc…).
Photocall con dorsal, aqui me manejo bien.
Saludamos a corredores conocidos y amigos, da gusto este ambientillo, tras el briefing se confirman el recorte de parte de los recorridos por seguridad y el Ultra pasaría a tener unos 80kms sobre el papel pero que según en qué relojes GPS salió hasta 92, habrá que cotejar esta información. Estoy alojado en Jaca así que tras la noticia y con casi 4 horas por delante antes de la salida me bajo a cenar “a casa”.

Sigo hidratando, como lo llevo haciendo 24 horas implementando algo de isotónico y ceno un purecito de verduras y patata cocida, carbohidratos de combustión lenta, además de ser algo fácilmente digestible. Pequeña siesta y comienza el rito torero de vestirse. Ya disfrazado cojo el coche y para arriba donde ya me junto con locos frontal en ristre esperando la salida.
Mis sobris (Me matan por la foto)

Entramos al corralito donde hay control de material aleatorio, estamos en familia y me percato de un detalle: Pensaba salir con los bastones plegados para montarlos entrados al sendero de subida pero veo que grandes como Gorka y Egoitz ya los llevan listos así que tomo nota, aprendo (me fío) y hago lo propio. Me despido de Helena, de mi hermana, cuñado y mis sobrinas que han subido a verme y me meto al redil. A escasos minutos del comienzo llega Sergio Mayayo de carrerasdemontana.com que casi se queda dormido, ya le vale, un par de selfies de rigor y ahora sí que sí.
Con el sheriff Sergio Mayayo

Jaime “Espiquer” anima el cotarro, el ayuntamiento de Canfranc aprovecha para estrenar la iluminación decorativa de la mítica estación de tren y a ritmo de “No hay tregua” de los “Barricada” arrancamos!!
Cojo “el exterior” y sin buscarlo me pongo delante, asustado reculo, no quiero molestar y quiero que los gallos pasen delante de mí, busco con la mirada a Egoitz que es al único que conozco, jejejeje, pero no lo veo, lejos no andará. Vamos a ritmo pero fácil, regulando como quien dice, respetando espacios y haciendo las cosas bien.
La salida es por asfalto cuesta abajo unos metros hasta coger una pista cuesta arriba que hará la criba antes de entrar en el sendero, todo va bien, no hay embotellamiento (al menos adelante) y ya hacemos “trenecito” bastante corredor por el sendero.
Gastados los primeros cartuchos y con las posiciones ya ganadas o perdidas te relajas y ya cada vez alternamos todos más la carrera con el trote o con el andar a ritmo. Me alcanza Egoitz, le doy paso y vamos juntos un ratillo hasta que recibimos algún adelantamiento y él se tiene que ir para adelante, yo a lo mío, ritmo bueno pero llevadero, aguuusto, todo funciona.
Sin muchos adelantamientos ni “hostilidades” salimos de la senda en 54 minutos, sobre el papel había calculado más de una hora, a partir de aquí quiero correr hasta el ibón de Ip y eso hago, ya vamos separadicos y ni adelantas muchos ni te adelantan muchos, de hecho solo me pasa uno pero que me quita hasta las pegatinas, debo reconocer que yo de noche veo menos que un gato de escayola. Voy usando desde la salida como frontal un Petzl Tikka RXP de batería, por lo que me ha dicho el amigo “Blacky” confío en su autonomía aunque voy de estreno y llevo una Led Senser con pilas de repuesto por si acaso.
Pasado el primer “avi” empezamos a subir hacia Collarada por terreno técnico pero firme que va degradando con la altura en pedriza inestable con cierto peligro de caída de rocas, por suerte no llevamos mucha gente por encima y llegado un punto ya se oyen las voces de “los villanúos” del club 2KV como Anchel que no solo nos esperan arriba ya inmersos en la niebla sino que además me reconforta con un abrazo, que deporte, que camaradería! Me dice que paso 8º pero creo que sería entorno el 16º (Seguramente el sabría mejor que yo).
Arriba no paro para nada, ni a abrigarme pues entiendo que enseguida perderemos altura y me sobrará todo, me lanzo para abajo pero encuentro muchas dificultades dada la niebla en ver de una señal a otra, decido parar y esperar a una grupeta de unos 5 que viene por detrás, no me apetece nada perderme allí solito, son las 2 de la mañana.
Efectivamente la grupeta reconforta y entre todos acabamos bajando por la senda de subida, una vez de nuevo en el ibón ya rectificaremos y bordearemos, serán más kilómetros pero al menos saldremos de esta. Finalmente encontramos la senda bordeado el ibón y al rato llegamos al 2º avituallamiento, decidimos salir los 6 juntos pero no sé qué pasa que finalmente solo quedamos por delante un chico gallego que va como un tiro y yo detrás con él sin querer perderlo.
Buenos tramos de carrera y algún repecho nos llevarán a la senda en una laaarga bajada por bosque que finaliza en la pista que lleva al Col de los Ladrones. Al caer a esta pista la organización ha colocado un avituallamiento extra, donde no te puedes llevar nada contigo pero si puedes al menos echarte un buen par de vasos de alguna bebida que siempre se agradece. Allí un frontal me apunta a los ojos y me llama, jodeee, es Egoitz, ha tenido una caída y duda entre continuar o retirarse, me da mucha penica, pero por desgracia son gajes de este deporte, nos damos ánimos mutuamente y arranco para el Col de los ladrones para introducirnos en el valle de Izas.
Subiendo izas voy marcando el paso a otros 2, subo agusto la verdad, llevamos un ritmo creo que fuerte, o eso pensábamos hasta que nos pasa uno que nos arranca las pegatinas que  nos quedaban, me aconsejan que no me cebe con él, desde luego no lo hago, sobretodo porque no podría, vaya ritmo!
Seguimos subiendo bien y a ratos me viene a la cabeza lo que me dijo el gran Aitor Iraizoz en su día “Aprovecha la chispa del principio porque esa si no la usas no vuelve” así que vamos dándole un poco.
Llegados al refugio de Izas toca (además lo sé porque lo conozco) un pechugazo infernal hacia el collado del pico del Porrón, se me hace eterno y es el primer latigazo a la cabeza, salgo de allí como puedo, ha sido un calderinazo de aúpa y arriba ya ha vuelto la niebla, a partir de aquí no se gana ya tanta altura y vamos navegando por terreno donde es fácil perderse y donde las vacas dormidas se despiertan y te pegan unos sustos “de muelte”.
El viento empieza a huracanarse y vamos pasando horas por el valle de izas, a eso de las 6:15 de la mañana caen las 3 primeras gotas, no sabes bien si son parte de la niebla, sabemos que hay lluvia prevista para las 7 pero no queremos acabar de creérnoslo.
A las 6:30 inmersos en la niebla y ya con algún que otro chaparroncillo mi Frontal se muere, no ha estado mal, 6 horas y media de rendimiento a alta potencia. No logro sacar el otro en marcha así que paro, dejo los bastones en el suelo, etc… y al reanudar la marcha las únicas señales que veo son por las que he venido, me desoriento por la niebla y al rato me encuentro a gente de frente, lo flipo y me doy cuenta de que estoy volviendo por donde he venido, que pardillo!!! Pues nada, media vuelta y tira ahora en dirección correcta, ojo con la niebla amigos, te vuelve loco, no es aconsejable ir solo.
Se desencadena ya el diluvio universal, me calzo la chaqueta Ultralight de Raidlight en marcha y para arriba, condiciones muy “heavies”, desde el control del collado del porrón nos orientan con un silbato, no os digo más. Llegamos y nos marcan media hora al siguiente control siguiendo la cresta, vamos como media docena y casi no se ve de banderín en banderín y tras bastante más de media hora llegamos al collado de Izas, imaginaros visibilidad!!
Allí las condiciones son muy severas pero los recios voluntarios que nos aguardan nos hacen la vida más fácil, nos avituallamos y me tomo un gel GU que nos dan allí que me sienta como una patada en los riñones, me da el flato para media hora así que decido no correr bajando y respirar para eliminarlo, poco a poco nos acercamos a la base del vértice del Anayet, un paredón impresionante donde sufro para subir pero más o menos todos vamos igual de “jodíos”.
Allí arriba me alcanza la primera fémina, pensando en lo mal que bajo decido unirme a ella ya que al menos esta tiene una ambición competitiva y me llevará a buen ritmo, así es, y bajamos juntos casi hasta Canal Roya donde me esperan además Helena, mi hermana, cuñado y sobrinas, reconforta tras las que hemos pasado.
Allí tengo zapas secas, calcetines y una toalla así que me cambio y continúo con algo más de pila recargada, la subida a Larraca es llevadera y además ya vamos acompañados de los corredores del marathón.
Arriba me vuelve a alcanzar la primera fémina del ultra, pues al parecer se había parado más rato que yo en la base de vida. Lo genial habría sido lanzarme para abajo con ella pero de repente se me para la cabeza y al ver que todo el mundo tiraba pista para abajo y no ver yo banderines creo recordar que había que ir hacia el collado del pico Malacara así que lo consulto con otros corredores y acabo remontando y yéndome para allí yo solo para finalmente darme cuenta de que he metido la pata y no era por allí, que toooonto soy, por lo menos pierdo media hora y me doy un calentón importante.
Casi abajo en Astún nos dividen y los del ultra subimos para Truchas, una subida dura (A estas alturas todo es duro), pero solucionamos, me avituallo y chupamos los primeros y únicos rayos de sol del día.
No consigo correr la pista llana entre los ibones de truchas y Escalar, que pena, pero he avituallado “fuerte” y no consigo arrancar, una vez en Escalar ya cuesta abajo retomo el trote y la carrera.

Atravesando Candanchú
En Astún me iba directo para el parking pero aparece primero creo que era un voluntario y luego una que pasaba por allí que me reconducen hacia la pista del otro lado de la estación para acabar bajando al parking aunque dando un poco de vuelta, carretera y hasta Somport, allí de nuevo están los míos y además ya es el último punto civilizado antes de salir para ser finisher así que es un lugar clave y hay que llegar con buenas sensaciones, corro todo el tramo de asfalto creo que medio bien. Buen ambiente en Somport pero por desgracia para mi pronto llegan dos corredores más del ultra así que arranco y lo hago fuerte corriendo bastante para abrir hueco que me permita subir el tubo de Tortiellas con algo de margen por si no lo llevo bien.

La cosa funciona y no veo que me siga nadie pero tampoco veo que pueda alcanzar a muchos más, creo que iré entorno el 16º aunque no me preocupa el puesto, no tengo nivel para disputar nada y solo quiero acabar.
Subo alcanzando a gente de la marathon y por fin veo a dos del ultra que empiezo a tener a tiro, no sé si los alcanzaré y menos aún si podré luego dejarlos atrás, sigo a lo mío.
En el collado de Tortiellas último avituallamiento, todo lo que suena a último suena a finisher así que al moral va subiendo, conozco la última subida así que voy mentalizándome.
Bajando de la base del Aspe hacia la base del collado de Estiviellas alcanzo a un chico muy majo que corre el ultra que se me había escapado en Astún, echamos unas risas y me lanzo para adelante, aquí ya vamos con lo puesto, acabamos de cumplir 80 kms. y nos quedan 12, jur jur jur… esto más los extras que he hecho me meten en los 100 kms, ufa!!
Ya en la base de Estiviellas alcanzo a dos del marathón, aunque me había hecho ilusiones de que fueran del ultra, me preguntan a ver qué tal voy y les soy sincero “jodido, a ver si me ayudáis a subir allí arriba”, los voy dejando atrás y mucho subidón cuando desde una tienda de campaña me animan y gritan, se está organizando un tormentón y pego un chillo de satisfacción consciente de que ya no quedan más subidas, también conozco por suerte la bajada. De camino a la entrada de la bajada me llevo disgusto viendo muchos envoltorios de geles y barritas ¿Pero que se piensan algunos? A ver, por favor, hacéroslo mirar porque eran muchos.
Consciente de que sólo me queda bajar adelanto primero a uno y luego a otro corredores del marathón, bajo tranquilo pensando que ya estaba todo hecho, no veía posibilidades ni de que me alcanzara nadie ni de que yo pudiera alcanzar a nadie así que saboreo la línea de meta y hasta me pongo la chupa para no enfriarme. Al rato, a media bajada oigo a alguien llegar y…. ¡¡Noooo!! Los dos chicos que llegaron a Somport mientras avituallaba, les digo hola y arranco para abajo como una bala arriesgando en todas las curvas, me doy por jodido porque además consiguen aguantarme el ritmo 3 o 4 curvas, estoy “acojonado” pero quizás porque conocía la bajada o quizá porque calenté empiezo a abrir hueco.
Al poco rato alcanzo a otro chico del ultra que lo había visto muy lejos en la base del Aspe, ya lo dice mucha gente “las carreras de ganan bajando” y lo comprobé, que pena que sea tan malo cuesta abajo.
Lo alcanzo, lo paso y se da cuenta de que soy también del ultra así que sale disparado detrás mía y pese a en principio intentarlo varias veces no logro despegarlo, creo que tiene mejores piernas que yo, lo mejor es ir junticos y procurar que no nos cojan los que viene por detrás, así lo hacemos.

Entrando en meta.
Ya oímos a Jaime “Espiquer” en la línea de meta y por fin llegamos a Canfranc, esto está hecho: Llueve bastante y de la mano entramos en meta tras unas 17 horas y media de periplo, un gran compañero que además de acabar aquí venía de haber finalizado en Tena 8K.

Satisfacción en meta, reto conseguido pero por el hecho de llegar “al sprint” no he podido disfrutarlo como me habría gustado. Allí me espera mi familia, a los que debo y quiero agradecer su desvelo, interés y seguimiento.
Finalmente creo que he sido 14 o 15º, tanto me da, esperaba andar por la mitad, hacia el 60, así que contento, hemos superado muchos momentos malos y ver orgullosos a los tuyos te quita todas las penas.
Imágenes que hablan solas. Meta.

Material utilizado:

CALZADO: La idea para la prueba era en condiciones de seco haberla completado con un sol par de zapatillas LaSportiva Ultra raptor, pero tenía otras preparadas del mismo modelo en el kilómetro 50 que me vinieron de lujo junto con calcetines Lurbel, binomio garantía de éxito.

ACCESORIOS: Frontal Petzl Tikka RXP, Mochila Raidlight XP6 con bidones delanteros de 500cl y bastones Camp Xenón. Comentar que era casi la primera vez que corría con bastones y los veo imprescindibles para pruebas así, lástima que se me rompiera la dragonera de uno de ellos en el primer tercio de carrera, me quitó mucha tracción, tengo que buscar algo más fiable y un sistema para portearlos, sobre todo en las bajadas donde no los uso casi.

ROPA: De equipación usé bóxer (Que por cierto se me rompió), camiseta y manguitos Sport HG de la Technical line, perfecto para casi cualquier condición en alta montaña. Como chaqueta usé la Raidlight Ultra Light que pese a ser muy técnica y fina ya me había dado buenos resultados bajo la lluvia en CCC (UTMB) y la cambié a última hora en vez de llevar la Haglofs 80grs, que aún es más fina y ligera y con la que quizá hubiera muerto en aquellas condiciones, más vale llevar un poco más de peso si de verdad se esperan condiciones recias.

NUTRICIÓN/HIDRATACIÓN: En mi opinión avituallamientos más que necesarios, con 1L de depósito debería valernos a todos. Combiné un depósito de isotónico (SIS) con otro de Proteína recovery (Nutrisport) e iba alternando trago de uno con trago de otro, creo que me fueron bastante bien aunque tengo que mejorar todo el tema alimenticio de hecho me pasee y volví a casa con varias barritas y geles que no usé.

Masaje de los buenos ;-)
EPÍLOGO: Bueno señores, esto ha sido todo, enhorabuena a todos los finishers de todas la pruebas, mucho ánimo a todos los que no pudisteis acabar y gracias a todos los voluntarios que nos tratasteis... de lujo, todo lo bien que las circunstancias os dejó.

Finishers, organización, algun voluntario y medio.


A la organización, consciente de que todo lo que hacen de buena fé, tenderles la mano para mejorar todos los aspectos en los que podamos ayudarlos, os habéis estrenado en las peores condiciones posibles con esta meteo, os deseo lo mejor de cara al año que viene, mientras escribo esta crónica leo en facebook que vais a emitir un comunicado. Quedamos a la espera…
Hasta la próxima chaladura amigos, porque aunque en carrera juraba no hacer ni una más, a la tarde ya pensaba en la siguiente y hoy quiero repetir. Para que queremos enemigos si nos tenemos a nosotros mismos!
Borja Valdés

No hay comentarios: